Cultivo Hidropónico Automático

Cultivo hidropónico automático de telegrow

Un sistema de riego automático es sin duda una de las formas más útiles de ahorrar tiempo y ganar en tranquilidad.
Hay muchos tipos de sistemas aunque nosotros te proponemos uno muy sencillo y efectivo compuesto de: depósito, bomba de riego y de aire, tuberías, goteros, una mesa de cultivo, un desagüe y un temporizador.

Lo vemos por partes:

  • El depósito sirve para almacenar el agua de riego que será bombeada hacia las plantas. Debe tener la capacidad suficiente como para regar las plantas más de un día. Las plantas de cultivo de interior necesitan una media de 1 litro diario en la etapa de floración. Para calcular el tipo de depósito sólo necesitamos multiplicar el número de plantas que tenemos y los litros de agua que necesitan al día, por el número de días que queremos que nos dure el depósito. Por ejemplo: Si quiero un depósito para regar 20 plantas durante 7 días a razón de un litro diario por planta, necesitaré un depósito de 140 litros. Con un depósito de 150 litros tendremos cubiertas las necesidades de riego para una semana y algo extra por la evaporación. Ahora buscamos el lugar donde ponerlo, el depósito se coloca siempre por debajo de nuestro cultivo, pero no demasiado o le restará potencia a la bomba. Si lo pones por encima se vaciará todo en el primer riego por el efecto sifón.
  • La bomba de aire va dentro del depósito, oxigena el agua e impide que los nutrientes se sedimenten en el fondo y saturen el agua de sales. Su efecto se potencia con una piedra difusora.
  • Dentro del depósito también se coloca la Bomba de riego que se encarga de bombear el agua desde el depósito hasta las plantas. El riego total del día se reparte en 3 o 4 veces mediante un temporizador. Evidentemente las necesidades de agua de la planta son proporcionales al tamaño de éstas. Para elegir nuestra bomba de riego debemos averiguar primero la cantidad de agua que necesitamos bombear al día en el ciclo que la planta tiene más necesidad de agua.

Ejemplo:
20 plantas x 1 Litro. / día= 20 L./ día es la necesidad de agua de mis plantas

Después lo dividimos por el número de veces que queremos regar al día, 4 en este caso.
20 L./ día / 4 veces/día  = 5 L./ en cada riego.

Las bombas que hay en el mercado nos indican la cantidad de litros que son capaces de bombear a la hora. Dividiendo ese valor entre 60 obtenemos la cantidad de litros que bombea por minuto.

Por ejemplo, una bomba de 300 L/h / 60 = 5 Litros por minuto.

Sabiendo esto ya sabemos el tiempo que debe encenderse la bomba en teoría.

En la práctica hay que comprobar el sistema. Para ello ponemos un vaso medidor en el gotero que más alejado esté de la bomba, la encendemos y calculamos el tiempo que tarda en llenar un litro.

Después dividimos el tiempo entre el número de riegos (4) y ya sabremos el tiempo real que necesitaremos tener encendida nuestra bomba para regar las plantas.

  • Ahora puedes unir todo con la tubería de riego. Por un lado va unida a la bomba de riego y canaliza el agua hasta la zona de cultivo, en el otro extremo va cerrado con un tapón. La tubería tiene un diámetro de 16 o 25 mm. según el tipo de cultivo, grande o pequeño. Cuando lleves la tubería hasta la zona de cultivo has de distribuirla entre las plantas haciendo ramificaciones. Usando codos y acoples en T puedes realizar cualquier trazado.
  • Una vez tengas preparada la tubería de riego hay que conectarle los Goteros que se encargarán de suministrar el agua al sustrato. Existen diferentes sistemas: medusa, Ecoline, directo a tubería…
  • Usando una mesa de cultivo con drenaje nos aseguraremos de que el agua no se estanque en el medio de cultivo. Se instala con una pendiente del 3% hacia el desagüe. El desagüe es otra parte fundamental para deshacernos del agua sobrante, debemos disponer siempre de un depósito para este sobrante. Cuanto más ajustemos el riego a las necesidades de la planta menos agua sobrante tendremos.
  • Si devolvemos el agua sobrante del riego al depósito ya tendremos un sistema hidropónico. Es muy fácil de hacer aunque tienes que mantener los niveles de PH y EC estables.

 

Mantenimiento del sistema de riego

Las sales (nutrientes) que circulan por los conductos de riego pueden llegar a obstruirlos, para evitar esto debemos hacer un pequeño mantenimiento dos veces por semana.

  1. Preparamos un cubo de agua tratada con filtro de ósmosis con un EC bajo.
  2. Añadimos Enzimas al agua como por ejemplo Cannazym de Canna.
  3. Introducimos la bomba de agua dentro del cubo.
  4. Desconectamos todos los goteros.
  5. Conectamos la bomba para que impulse la solución por el conducto limpiando así todos los restos de sales que puedan aparecer.

Recuerda conectar los goteros al sustrato y devolver la bomba al depósito de riego después de hacer la limpieza de conductos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *