Arlita o arcilla expandida

Una excelente cosecha de marihuana depende de la calidad del suelo, ya sea que tengas un cultivo indoor o en exterior. El tipo de sustrato que elijas va a incidir, por su puesto, en ese resultado final tan esperado que desea todo cultivador.

En Telegrow encontrarás la arlita o arcilla expandida, que es una forma de cultivo hidropónico usado en sistemas como el Water Farm, Aqua Farm, Rainforest, Flow Grow, Aero Flo, entre otros. Se trata de un producto que puede servir, incluso, como drenaje si colocas una pequeña capa en el fondo de la maceta: hará que el agua salga, evitando que las raíces se pudran.

Son bolas de cerámicas pequeñas con una estructura interna porosa. Es el sustrato más popular para el hidropónico porque es limpio y reutilizable, necesita un mínimo de mantenimiento con Ata Clean o Canna Flush para evitar la aparición de algas.

Puedes hallarlo en presentación de 3 y 45 litros; estamos hablando de un componente indispensable para darle más calidad a tu cultivo. Se puede usar sin inconvenientes para los distintas formas de recirculación, pues en lugar de sustituir los nutrientes se efectúa un mantenimiento del envase controlando por intervalos de tiempo cortos la Ec y el pH de la solución.

En este tipo de cultivo resulta importante tener absoluto control del pH, pues es la clave para que las raíces puedan absorber los alimentos. Si no logras un balance, ni siquiera el mejor abono te dará una excelente cosecha.

La ventaja de la arlita es que mantiene un alto grado de oxigenación del sistema radicular, que se convierte en exuberante. Con esto se logra un crecimiento rápido y una floración explosiva.

Como el espacio que queda entre cada bolita permite que la humedad no se estanque, debes estar atento a la frecuencia de riego. En Telegrow nos importa que tu cosecha sea la mejor, por eso te aconsejamos no descuidar este aspecto, pues si las plantas no reciben hidratación durante más de 24 horas las raíces se secarán y las plantas morirán en poco tiempo.

La arlita es un producto industrial, usado como aislante en la construcción por ejemplo. Antes de usarla en tu cultivo de cannabis debes lavarla bien para retirarle los residuos sobrantes, pues ellos pueden desordenar los niveles de Ec y pH. Puedes limpiarla en un recipiente amplio con abundante agua hasta que no le observes ningún residuo, luego deberás estabilizar su pH y estará lista para plantar.