Semillas Autoflorecientes

Mostrando 187 de 187 Semillas Autoflorecientes

Filtrar
Ordenar:

Semillas Autoflorecientes

En Telegrow puedes encontrar la semilla autofloreciente que estás buscando, sólo tienes que observar nuestro catálogo de venta, en donde encontrarás diferentes marcas y precios.

Las semillas autoflorecientes de marihuana son catalogadas como una de las mejores formas de disfrutar de nuestras variedades del mercado, pues son plantas muy rápidas y eficientes a la hora de producir, sin embargo se debe tener un mínimo de experiencias en su cultivo para que cuando se coseche de sus mejores propiedades.

Cuando se van a germinar las semillas autoflorecientes hay que tener en cuenta las condiciones ambientales y el estado de la semilla, para que el cultivo sea efectivo y se puedan plantar una vez que salga la raíz.

  • Condiciones ambientales: se requieren aspectos ambientales tales como:

La temperatura debe estar en los 18° y 24° grados para que se pueden germinar.

La humedad tiene que ser de 85 al 100 %, pero no puede estar cubierta de agua porque se pueden pudrir.

  • Estados de las semillas: Debemos reconocer y usar semillas sanas, limpias y de color y aspecto saludable, sin marcas ni agujeros para cumplir con las condiciones necesarias para ser cultivadas. Si observamos que las semillas son de color blanco o verde aún no están listas para afrontar el proceso de la siembra, también se puede hacer una prueba de tacto para descartar las que se rompen al ser apretadas.

Para realizar el proceso de germinación de las semillas autoflorecientes, lo más recomendable que se coloquen en una servilleta mojada y guardarlas en un sitio cerrado, alejado de la luz solar para que no les reste humedad.

Luego de este proceso, cuando haya surgido la raíz, se puede sembrar en la tierra. Muchos cultivadores prefieren germinarlas irectamente en la tierra para evitar que la planta sea sometida a un traspaso. Esta es la forma más natural de germinar las semillas no obstante debemos tener precaución en exterior dado que muchos animales pueden encontrar nuestras semillas como apetecibles así como a los cambios bruscos de la meterología que podrían malograr nuestra germinación.

Si lo que deseas es hacerlo en la tierra directamente, solo debes seleccionar el lugar, hacer un agujero de tres centímetros, colocar la semilla y taparlo. Alrededor debes colocarle agua.

Este tipo de semillas se pueden sembrar en cualquier mes del año.