La araña roja es una de las plagas más comunes en los cultivos de cannabis de interior, exterior o hidropónico, aunque son más frecuentes en el primero. Se trata de un diminuto ácaro que se nutre de plantas, reduciendo la producción final debido a su rápida reproducción y colonización.

En Telegrow te damos toda la información que necesitas saber sobre este temible animalito. Mide unos 0,5 milímetros, de color marrón verdoso o rojo intenso. Es común encontrarlo en el envés de la hoja.

En esta web tienes un catálogo muy amplio de productos preventivos contra la araña roja, así como para atacarla y salvar tu cultivo.

Cuando aparece en los cultivos de exterior es más fácil controlarlo porque existen otros insectos que se las comen, pero eso no quiere decir que no sea un animal perjudicial para la salud de tu plantación, así que debes controlarla constantemente.

¿Qué potencia su aparición? Las altas temperatura y baja humedad hacen que el ácaro se reproduzca a una velocidad inimaginable. Es por ello que el control de la humedad es necesario, pues se reproduce en un ambiente seco y con una temperatura entre los 21 y 27 grados centígrados. Por lo tanto, la temperatura ideal no superará los 25 grados, mientras que la humedad tendría que estar entre 55 y 60 %.

También debes reunir una serie de condiciones ambientales para evitar la aparición de la plaga; lo primero es crear un espacio limpio, todas las herramientas de trabajo deben estar desinfectadas. Cuando entres a tu cultivo indoor evita tener las mismas prendas de vestir que tenías al salir de casa.

Te darás cuenta de que tu planta está infectada cuando a lo largo de la nerviación de las hojas aparecen unos puntitos blancos; otra característica es que el color de la hoja cambia a un tono grisáceo.

Las delgadas telaraña aparece en la segunda fase así como también la decoloración parcial de la cannabis y las hojas pueden desprenderse con facilidad. Al final de la colonización, la telaraña ha cubierto toda la mata y es cuando ésta muere.

¿Cómo eliminarla? Lo primero que debes saber es que su aparición es frecuente entre julio y agosto, cuando de forma natural se reúnen las condiciones perfectas para su propagación. Entonces, debes duplicar la limpieza y apartar las plantas que ya están infectadas de aquellas que no lo están; retira las hojas afectadas y no toques las sanas para evitar la propagación; pulveriza las hojas con agua fría y crea un ambiente con una temperatura de 16° y abundante humedad.