Lámparas de crecimiento

Potencia

En Telegrow-i502 tienes una amplia gama de opciones en cuanto a lámparas de crecimiento para tus cultivos de cannabis. Las lámparas de crecimiento son utilizadas durante los primeros días de las plantas, en esa fase donde comienzan a crecer para hacerse más frondosas y fuertes cada día.

En esta sección están las lámparas de halogenuro metálico. Este tipo de lámparas se caracterizan por emitir una luz blanca que es la ideal para las plantas en la fase de crecimiento, de esta manera el aporte de luz las estimulará para que comiencen a desarrollarse y lo hagan de manera fuerte y sana, obteniendo así unas plantas de cannabis muy robustas.

Con la luz de las lámparas se simula la luz que en la naturaleza proporciona el sol, es por ello que debemos ser cuidadosos, ya que el éxito de nuestras plantaciones depende, en gran medida, de este aspecto fundamental que no debes descuidar. Para el resto de las fases, como la floración, deberás escoger otro tipo de lámpara que emita una luz mucho más amarilla que resulta un poco más cálida.

Otras de las lámparas utilizadas durante la fase de crecimiento son las fluorescentes y CFL, que son las más recomendadas si se va a iluminar un pequeño espacio, son más que todo para cultivos de mediano tamaño. Se colocan sobre un reflector. Generan poco calor.

Durante el periodo de crecimiento un detalle que debes tener en cuenta es que tus plantas necesitarán de 16 a 18 horas de luz al día. En cuanto a la distancia de ubicación, debes seguir las instrucciones del fabricante porque según las características de las bombillas, tendrás que ubicarlas a cierta distancia para que funcionen de manera correcta, sin perjudicar las plantas. Normalmente la distancia oscila entre 30 y 50 cm.

Al emplear lámparas de crecimiento en tu sistema de iluminación, estarás cuidando que tus plantas crezcan mucho más fuertes, sanas y robustas, por supuesto también debes cuidar otros detalles en los procesos de cultivo que son de suma importancia como el riego, la temperatura, la humedad, entre otros pasos que todo cultivador debe conocer.