Las hay de 4 tipos: Las lámparas LEC sólo sirven para kits de iluminación con balastro LEC, una nueva tecnología que es con diferencia la más eficiente y productiva. Las lámparas de crecimiento que dan luz azulada, sólo sirven para la fase de crecimiento y pueden ser de HM o HPS. Las de floración, son lámparas HPS y dan una luz rojiza y las lámparas HPS mixtas o duales que sirven tanto para  crecimiento como para floración.

Productos destacados

Valorado en 3.67 de 5
36,35
Valorado en 4.11 de 5
24,95
Valorado en 4.37 de 5
35,95
Valorado en 1.00 de 5
30,95

Eficacia y larga duración,

son las dos principales características que hay que exigir a las lámparas de cultivo. Hay 2 tecnologías principales: alta presión de Sodio o HPS,  Halogenuros metálicos o HM aunque recientemente ha aparecido una tercera tecnología de la mano de Philips llamada LEC o CMH o halogenuros metálicos cerámicos que está revolucionando el cultivo. Sea cual sea la tecnología de la lámpara elegida, es seguro que necesitará un balastro para funcionar que además debe coincidir con esta, es decir si se elige una lámpara LEC el balastro deberá ser a su vez LEC, si se elige HPS el balastro deberá también coincidir con este, etc.

Son una excelente herramienta para para el cultivo de marihuana tanto en su fase de crecimiento o vegetativa, como durante la fase de floración. En el mercado las encontrarás con muchos nombres, pero las funciones son exactamente las mismas y las mejores las encuentras en Telegrow.

Es importante la colocación del balastro o de un reflector de casquillo, para su adecuado funcionamiento y poder obtener el resultado esperado de nuestro cultivo, recuerda que no son bombillas autosuficientes y por tanto requieren de estos elementos adicionales. Estas lámparas de descarga constan en su interior de un gas ionizado que una vez que entra en contacto con un electrodo permite que se inicie el paso de corriente eléctrica.

Estas lámparas liberan una energía ultravioleta muy similar a las que emiten los rayos del sol y para ello es necesario que se regule a la perfección.

Lámparas de alta Presión de Sodio (HPS):

Las más habituales hasta la aparición de las LEC. Pueden ser específicas de floración, las mejores y más productivas para esta fase y las mixtas o duales que también sirven para la fase de crecimiento aunque no producen tanto como las de floración. Emanan una cantidad considerable de calor, razón por lo cual no deben ser acercada a las plantas pues las afectaría.

Pero no debes preocuparte pues es posible reducir la temperatura con un reflector refrigerado o un buen sistema de climatización. Puede ser una ventaja en ambientes fríos o gélidos, a diferencia de las luces LEDs, con esta energía las plantas sobrevivirán sin ayuda de una estufa, lo que la convierte en una excelente opción para mantener tu cultivo en invierno.

Lamparas 1 de Telegrow

Lámparas de halogenuros metálicos:

Específicas para la fase de crecimiento de tus plantas. Su luz azulada hará que con ellas el crecimiento será mucho más rápido que con otros tipos. Una excelente opción para el mantenimiento de grandes superficies de esquejes y las plantas madres.

Lamparas 2 de Telegrow

Lámparas CMH o LEC: 

Un nuevo tipo de lámparas de halogenuros metálicos con un nuevo tipo de conector que requiere casquillos especiales y por supuesto balastros específicos para esta tecnología. El color de su luz es natural de modo que por primera vez podemos ver los colores naturales de las plantas facilitando la detección de carencias y/o plagas.

Son más productivas, consumen menos y su duración es mucho mayor por lo que hay que sustituirlas con menos frecuencia. Además aportan rayos Uva B que provocan una reacción defensiva en la planta que genera más tricomas. La opción más interesante.

Todo cultivador de marihuana debe conocer estos trucos. Puede ser utilizada con facilidad por aquellas personas que aún no son expertos en cuanto al cultivo, sólo debes saber los beneficios que te brinda cada lámpara y identificar el más adecuado.

En Telegrow encontrarás todo lo que necesitas para tu cultivo y te brindamos orientación para que lleves los productos más adecuados para cuidar tus plantas de cannabis.

Elegiremos la bombilla en función del espacio que ocupa nuestro cultivo. las podemos encontrar de 250w, 400w, 600w o 1000w.

Hay que tener en cuenta que a mayor potencia lumínica, más calor para nuestro cultivo.