El Manicurado consiste en retirar tallos y hojas de los cogollos de las plantas de marihuana, es decir, eliminar aquello que no nos interesa y dejar exclusivamente lo que sí. Todo cultivador debe tener conocimientos básicos para dominar el arte del manicurado de la marihuana recién cosechada, en Telegrow podemos ayudarte con este proceso.

Existen distintas maneras para hacer el manicurado adecuado de tu cultivo, todas son válidas, lo realmente importante es que la hierba tenga buen sabor y olor a la hora de fumarla.

Para sacarle el mejor provecho a tu cosecha debes limpiar por completo los cogollos para evitar la proliferación de hongos y mohos durante la etapa del secado.

Hay varias formas de manicurar los cogollos. El manicurado en seco y el manicurado en fresco, en ambos casos debes contar con los implementos básicos: Vas a necesitar tijeras y una cuerda para colgar los cogollos.

Antes de comenzar asegúrate de que la temperatura de la habitación sea agradable, aproximadamente entre 18ºC y 24°C. Evita tocar los cogollos en exceso, es vital ser precisos al momento de eliminar las hojas.

Si no eres cuidadoso corres el riesgo de estropear el cultivo que tanto tiempo, esfuerzo y dinero le has dedicado durante meses, no es lo que queremos.

Debes empezar cortando las hojas más grandes hasta llegar al pecíolo, y realizarlo antes de que se queden mustias. La presencia de hojas en la fase de secado puede generar moho y arruinar nuestra cosecha.

En cuanto al manicurado de cogollos en seco, únicamente tienes que retirar las hojas más grandes que obstruyen la circulación del aire y molestan el buen desarrollo de la cosecha.

Una vez que hayas eliminado las hojas de mayor tamaño, debes colgar las plantas boca abajo dejándolas secar aproximadamente durante una semana, y así eliminar la mayor parte de la humedad. No aceleres ningún proceso, podrías dañar los cogollos.

Una vez que hayas curado por completo tus plantas, puedes conservar los cogollos en tarros de vidrio herméticos al vacío o con aire.