En esa búsqueda de equipos que neutralizan olores te vas a encontrar con una gran variedad, pero sin duda los ozonizadores son los mejores. Telegrow te ofrece los mejores para que el espacio donde tengas tu huerto esté purificado y no levantes sospecha.

Es un mecanismo de ventilación que trata la fragancia de la planta de marihuana, sin dejar rastros, antes de que salga al exterior. Recuerda que su éxito va a depender de una correcta instalación y de la cantidad que se suministre para lograr la desodorización de tu ambiente.

Lo cierto es que los sistemas que te ofrecemos te sirven, incluso, hasta en el lugar de secado de las hojas. Básicamente, se encargan de oxidar y destruir cada partícula de olor, además de los hongos, virus y bacterias, tal como lo hace con el agua.

Puedes encontrar ozonizadores de pared o de conducto. A los primeros también se les conoce como clásicos, los recomendamos porque son eficaces a la hora de neutralizar el aroma que sale de tu cultivo indoor o cuando fumas dentro o fuera de tu casa; hay quienes recomiendan no instalarlos en la misma habitación donde está el cultivo, pues las plantas lo respirarán y perderán calidad, lo ideal sería que esté situado en un espacio que colinde con el huerto.

Sin embargo, hay marcas que tienen variantes que perfectamente pueden ser instalados dentro del cultivo. Son fabricados con distintas potencias para adaptarse a la habitación de siembra, y hay expertos que opinan que, con una dosificación adecuada, puedes darle más vigor a tus arbustos.

Hay equipos que pueden procesar el ozono que lances al aire en un espacio con aromas fuertes y también existen otros a los que les puedes inyectar el ozono al extractor usando un tubo de silicona para ello.

Los ozonizadores de conductos son aquellos que van conectados al sistema de extracción de aire, instalado sobre la cosecha, garantizando la eliminación drástica de los olores de origen biológico o químicos que puedan generarse llamando la atención de quienes no queremos.

La generación del ozono se hace a través de coronas, placas electrónicas o bombillos, estos últimos tienen una capacidad para funcionar hasta 8.000 horas y después debes sustituirlas; algunos son de gas neón capaces de durar hasta 25.000 horas y otros sin este fluido más resistentes y longevos.