Control de Clima

En el cultivo de interior es fundamental controlar la temperatura y la humedad para que nuestras plantas no sufran. Con una buena renovación de aire mantendremos el aire fresco ayudando a conseguir los mejores resultados. También es importante controlar la aportación de CO2.

Productos Recomendados

Valorado en 5 de 5
382,51
Valorado en 4 de 5
637,95

Control de Clima

Filtro Antiolor Can-Lite

Desde: 68,90
Valorado en 3.77 de 5
Desde: 165,90
-4%
Valorado en 3.77 de 5
Desde: 63,60 Desde: 61,18

Ofertas por Tiempo Limitado

-4%
Valorado en 3.77 de 5
Desde: 63,60 Desde: 61,18
-8%
Valorado en 2.00 de 5
Desde: 76,96 Desde: 72,60
-23%
Valorado en 2.99 de 5
46,90 36,30
-12%
Valorado en 4.37 de 5
95,90 84,70

En el cultivo de interior es necesario El control de clima para simular las funciones de la naturaleza. Son tareas sencillas pero muy importantes que marcarán la diferencia entre tener una cosecha pobre y ser la admiración y envidia de tus amigos. Básicamente hay que encargarse de:

  • La renovación de aire para que nunca les falte aire fresco
  • Controlar siempre temperatura y humedad .
  • Evitar molestias a los vecinos con olores indiscretos
  • Automatizar los trabajos más pesados.

Medir y controlar estos cuatro factores te permitirá obtener plantas de marihuana de calidad, además te facilitará cultivar en cualquier época del año, trayendo como resultado un buen rendimiento en tu cosecha.

Un sistema básico está compuesto por:

Renovación de aire

Las plantas consumen el aire que tienen alrededor cada 45 segundos. Es necesario aportar aire fresco de forma continua y también crear viento para fortalecer los tallos de las plantas. Un buen sistema de renovación de aire también ayuda a controlar la temperatura del cultivo. Los elementos básicos son un extractor, un intractor, algunos metros de tubo flexible para sacar el aire al exterior de la habitación y uno o dos ventiladores oscilantes.

Temperatura, Humedad y CO2

La clave es primero medir y luego regular tanto la temperatura como la humedad del cultivo. Para eso la primera herramienta que necesitamos es el termómetro-higrómetro o termohigrómetro que es un pequeño aparato absolutamente imprescindible para todo cultivador.

Prácticos y económico, se encarga de registrar las 24 horas del día, la temperatura y humedad máxima que ha habido en el cultivo para que podamos actuar si fuera necesario, comprando un humidificador por ejemplo o aumentando la renovación de aire para bajar la temperatura.

Control automático

La función de los controladores es automatizar los procesos de forma que no sea necesaria nuestra intervención y activen un aparato determinado al alcanzarse determinado valor de temperatura, humedad, etc. Hay controladores que te regulan una sola actividad como los de humedad  o los controladores de temperatura o de CO2, que se centran exclusivamente en un factor ambiental.También tenemos controladores de clima que pueden regular todos los factores que influyen en tu cultivo, de esta manera podrás despreocuparte en cierta medida. Con un solo equipo puedes controlar la iluminación, la extracción, la humidificación y la deshumidificación.Es un dispositivo que te permite tenerlo todo medido y controlado, para dejar poca cabida a los errores y contratiempos. En unas horas lo tienes instalado y funcionando a las mil maravillas.

Simular a la madre naturaleza hay que estar muy atento a los cambios que presenten las plantas. Aunque no hablen, si que se comunican mediante el aspecto de sus hojas o tallos, observando con atención podrás saber si lo estás haciendo bien o hay algo que mejorar.

Tratamiento de olores

Existen varios métodos para evitar molestias a los vecinos provocados por los olores. Lo primero es empezar con un filtro de carbón conectado al sistema de renovación de aire, debe de ser del mismo diámetro del tubo y adecuado al caudal del extractor. Colocado dentro del armario, en posición horizontal y en la parte alta, su función es la de filtrar el aire del cultivo reteniendo las partículas del olor en el carbón activo. Posteriormente el aire ya limpio de olores saldrá a través del extractor y del tubo flexible al exterior.

Los ozonizadores son extremadamente eficaces y hay modelos de todas las potencias, tamaños y precios. Algunos se instalan directamente en el tubo de salida de la renovación de aire.

Los ambientadores industriales están disponibles en varias fragancias y están especialmente formulados para mezclarse con el olor del cannabis y hacerlo irreconocible. Una alternativa económica a corto plazo.

¿Qué debes tener en cuenta?

  • Medidas: A la hora de elegir un extractor y un filtro antiolor hay que asegurarse de que el diámetro de sus bocas así como el caudal (la cantidad de aire que pueden mover) sea el mismo.
    Dicho diámetro deberá ser también igual al del tubo que se utilizará para conducir al exterior el aire que el extractor saca fuera del cultivo.
  • Controladores: Su función básica es encender, apagar y ajustar la velocidad de los extractores en función de los distintos factores del cultivo (temperatura, humedad etc.). Hacen más cómodo el mantenimiento, pues permiten definir los valores ideales de temperatura y humedad y los controladores se encargarán del resto.
  • Temperatura: Para saber en todo momento la temperatura y humedad más alta y más baja se utilizan los termohigrómetros, que son aparatos muy económicos y sencillos de manejar. La temperatura nunca debe superar los 28 grados centígrados. La humedad debe de estar alrededor del 70 por ciento en crecimiento y del 50 por ciento durante la floración.
  • CO2: La aportación de CO2 hace todavía mejores los cultivos ya de por sí buenos. No es recomendable utilizarlo si todavía se está aprendiendo, pero es el gran secreto de los que saben.

Descubre y Aprende sobre el Control Clima